13 de enero de 2009

El pájaro que da cuerda al mundo

"¿Puede un ser humano llegar a comprender plenamente a otro? Cuando deseamos conocer a alguien e invertimos mucho tiempo y serios esfuerzos en este propósito, ¿hasta qué punto podremos, en consecuencia aproximarnos a la esencia del otro? ¿Sabemos en verdad algo importante de la persona que estamos convencidos de conocer?"

............

"Tal vez eso sea sólo la entrada. Y tal vez, al fondo, se extienda un mundo que sólo pertenece a Kumiko, un mundo que yo todavía no conozco. Me lo imaginaba como una habitación enorme y oscura. Yo estaba en la habitación con un pequeño encendedor en la mano. Lo que alcanzaba a ver a la luz del mechero era apenas una pequeña parte de la habitación.
¿Lograría alguna vez ver el resto? ¿O envejecería y moriría sin llegarla a conocer bien?."

...............

Cuanto más nos esforzamos por mirar a lo lejos, más y más se generalizan las cosas...


Fragmentos de la novela Crónica del Pájaro que da cuerda al mundo de Haruki Murakami

9 comentarios:

Carlos Sandoval dijo...

Con perdón del Kioshi Murakamí dono.

Es imposible comprender al otro, el otro, los otros, el tu, lo ajeno que son los demas a mí me hace imposible entenderles, comprenderles.
¿Que son los demas? Para mi son un universo ajeno, complejo, tan lejano en tu cercanía, de una compleja simplicidad inescrutable.
No se puede conocer a fondo a nadie, cuando mucho, uno tal véz pueda rascar un poco del oxido de la armadura que nos cubre, se podra, cuando mucho, describir la forma, caracter, tamaño y composición del oxido superficial que es la apariencia, pero poco se podrá decir que la persona que vive debajo del capullo protector de su imagen.

Descubro siempre con asombro hábitos y experiencias, realidades distintas que me sorprenden en las personas que son tan cercanas a mi y que en mi embelesamiento creo que ya no pueden sorprenderme. Como me avergüenza mi ignorancia de los otros, de lo que son y de mi mismo.

Me gustan esas pequeñas galaxias que son los otros. Con su pléyade de constelaciones. Con sus depresiones que son sus agujeros negros y con sus chistes y rabietas que son sus supernovas. Con sus chispas creativas que son sus nevulosas y con sus inmensos secretos que flotan en todo su ser. Me gustan sus distancias imposibles, lo complejo y sencillo de su inmensidad universal y única, me agradan por ser irremisiblemente como son, tan distintas a mi, tan infranqueables, tan inconmensurables y definitivamente tan ajenas e ignotas.

Cecilia Varela dijo...

sEÑOR sANDoval, que gusto por aquí. Justamente es una pregunta y todos sabemos la respuesta o creemos saberla o no...
He aquí la suya.
gracias por su comentario! saludos desde mi nebulosa en pleno naufragio.

Juan Palomino dijo...

En un libro entrañable para mí acabo de leer "tú eres yo, esas tres palabras son toda la verdad".
Y bueno, eso se puede pensar de muchas formas...
Yo me acuerdo de esos libros que lees y sorprenden y dan escalofrios y temblores porque parece que hablan de ti, que te hablan a ti.
O de algunas conversaciones, o de alguna mirada compartida.
No sientes a veces que Cortázar, por ejemplo...?
Yo diría, humildemente, que para mirar más lejos hay que mirarse siempre lo más íntimo. Cuando la gente se mira así y mira así a los demás descubre al menos que su soledad no está sola.
Bocas, dedos, ojos, palabras, oidos. Tenemos eso aún si no creemos en verdades de tres palabras.
Te mando un abrazo ceci.

Alex Dukal dijo...

Ummmh llegué demasiado temprano, ¿me convidaría "una tacita de té"?
Se agradece.

An dijo...

tengo claro que no conozco más de los demas que lo que eyos quieren que conozca, un pajaro da cuerda al mundo, a nuestros corazones lo hace la ignorancia. Saúdos e apertas maestro

aitana dijo...

no se lo va usted a creer, pero ese fue el libro que compre en Gandhi para que me acompañase en el avion de regreso aca. Eran mis ulitmos dias en el DF. Fui a Gandhi con alguien que se parecia mucho a un rinoceronte. Lo compre porque era tan largo como largo iba ser mi viaje de regreso, de huida, de yo que se...
Mil abrazos, señorita de mi corazon.

Cecilia Varela dijo...

Querido Juan, fue muy bonito y emotivo leer lo que me escribiste. Despues me pasa el nombre de ese libro que citó.

Alex, siempre hay un té para usté.

An, ayayay, cuanta razón tiene.

Madmuasela roja, sisi, me lo puedo creer. Las casualidades, esta rayuela y el mar...siempre el mar... recuerda?

Miriam Jaramillo dijo...

De visita en tu blog Cecilia. Regresare a leerte. Con infinito respeto.

Lola dijo...

ah mi querido Murakami, que placer encontrar esto en tu blog.

saludos