1 de febrero de 2008

Duelo


Al entierro asisten las palabras.
Los silencios nunca estuvieron mejor,
por fin callan.
Ya no te nombro.

2 comentarios:

Jota dijo...

Bello poema...
Triste pero bello...
Tal vez esté bien no nombrar. Si uno nombra, construye...
Cuando no nombra, no destruye, pero se salva...
Jo

Jota dijo...

Y las hojitas yéndose son muy bonitas, por cierto...

J.