7 de febrero de 2007

Felicidad extrema


1 comentario:

Jo dijo...

Algo así como monstruos con cuchillos de cocina clavados que horrorizan a madres... algo así como eso, pero con mucha más poesía.
Brindo por ti, Cecilí!